• Autoridad ambiental llama a proteger los espacios naturales de Chanida

Martes 29 de Agosto de 2017

Seremi del Medio Ambiente de la Región de Antofagasta, Felipe Lerzundi, se refirió a los distintos proyectos que en materia de protección de flora costera, lleva adelante la cartera que representa.



Un llamado a cuidar y proteger nuestros espacios naturales, formuló el seremi del Medio Ambiente Felipe Lerzundi, durante la visita que realizó al sector de Chanida (al norte de Antofagasta), donde es posible apreciar, producto de las precipitaciones invernales, una gran variedad de especies de flora nativa, tales como Suspiros de campo, Terciopelo, Cuernos de cabra y otros.

Acompañado del presidente del Consejo Consultivo Regional, el Dr en Biología Carlos Guerra; de representantes de Corporación Cultam y de la Agrupación Acción Playa, la autoridad ambiental junto con recorrer el sector invitó a la comunidad a “visitar y disfrutar estos lugares donde podemos apreciar esta variedad de flora, pero al mismo tiempo, a cuidarla, utilizando los caminos y senderos existentes. No se deben cortar ni pisar las flores, ya que al pisarlas se rompen las semillas y eso impide perpetuar este fenómeno natural”.

Al mismo tiempo, Lerzundi se refirió al trabajo que viene desarrollando desde hace un par de años la Secretaría del Medio Ambiente en materia de protección de flora, específicamente el trabajo que se realizó a través del proyecto “Implementación de un plan de conservación ex-situ, propagación y reintroducción de especies seleccionadas de la flor endémica del Sitio Prioritario Sector Costero de Paposo y su entorno”, que permitió la plantación de 1.064 ejemplares de tres especies con problemas de conservación: Dalea azurea, Dicliptera  paposana y Senna brongniartii.

“La intervención –dijo Lerzundi- se realizó en la cima del cerro Mirador, quebrada Los Yales, a 1.3 km de la localidad de Paposo (Taltal), en un sector sujeto a la influencia de la neblina costera. A marzo de 2017 la sobrevivencia de estas flores fue exitosa, de un 33%, con 179 ejemplares vivos de Dicliptera Paposana, 104 de Dalea Azurea y 67 de Senna brongniartii”, puntualizó.

La autoridad ambiental precisó que además, se encuentra en consulta pública el anteproyecto del Plan nacional de recuperación, conservación y gestión de la flora asociada a formaciones vegetacionales costeras del norte del país, entre las Regiones de Arica y Parinacota y Antofagasta, que lleva adelante el Ministerio del Medio Ambiente a través de sus Secretarías Regionales Ministeriales. De la Región de Atacama sólo se incluirá el Parque Nacional Pan de Azúcar.

Hasta el 30 de septiembre cualquier ciudadano podrá realizar sus aportes o comentarios y así mejorar la propuesta del llamado Plan RECOGE. Luego de este proceso, el documento pasará al Comité de Ministros para la Sustentabilidad y Cambio Climático para su aprobación y publicación. Más información se puede obtener en  http://consultasciudadanas.mma.gob.cl/mma-epac/app/home_ciudadano?execution=e1s2

El seremi destacó que en paralelo, la Secretaría Regional del Medio Ambiente de Antofagasta está pronta a licitar el proyecto financiado por el  FNDR “Diagnóstico y conservación de la Flora Costera, Región de Antofagasta”, cuyo objetivo es diagnosticar ambientalmente el estado de la flora costera regional, determinar y aplicar medidas piloto de conservación ex–situ, propagación y reintroducción de las especies amenazadas, para la conservación del ecosistema costero y la mantención de sus servicios ecosistémicos.

“Se trata –explicó- de un proyecto inédito no sólo a nivel regional sino también nacional, pues busca realizar acciones para recuperar especies emblemáticas del patrimonio natural de nuestras comunas costeras, que están con serios problemas de conservación.

“Este proyecto –continuó- abarcará territorios ambientalmente sensibles con presencia de flora endémica, en particular los cerros de Tocopilla, Península de Mejillones, La Chimba, Paposo y la porción del Parque Nacional Pan de Azúcar que se encuentra en nuestra región”, concluyó Lerzundi.