• Con éxito finaliza implementación de deshidratadores solares en Jardín Infantil Lincanrayen de Colbún

Martes 14 de Noviembre de 2017

La iniciativa fomentó el aprovechamiento de la radiación solar, el manejo de los residuos orgánicos en el recinto educacional y el respeto por el cuidado del medio ambiente desde la más tierna infancia.



La revolución de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), liderada por la energía solar, comienza a propagarse con mayor fuerza en la Región del Maule y cada vez son más las instituciones y las personas interesadas en implementar la tecnología fotovoltaica.

Este es el caso del Centro General de Padres y Apoderados Lincanrayen que se adjudicó un proyecto del Fondo de Protección Ambiental (FPA) 2017, denominado “Deshidratadores Solares en el Jardín Infantil Lincanrayen de Colbún”, y que contó con el financiamiento de cuatro millones de pesos,  por parte del Ministerio del Medio Ambiente (MMA).

La iniciativa ambiental se enmarcó en la línea de trabajo “Recicla en tu Escuela” y permitió adquirir dos deshidratadores solares para secar una gran variedad de frutas, de verduras y hierbas medicinales para su posterior consumo. También, con el  proyecto se implementó el manejo de los residuos orgánicos  generados en el recinto educacional  y se incentivó su valorización.

En la instancia, María Eliana Vega, Seremi del Medio Ambiente señaló que “la instalación de los deshidratadores en el jardín infantil permite que los niños y niñas desde su más tierna infancia  puedan conocer todo el manejo de los residuos orgánicos, e incorporen a su dieta frutas y verduras accesibles todo el año lo que contribuye a una alimentación más saludable”.

Al mismo tiempo, aseguró que “como Seremi del Medio Ambiente estamos muy contentos porque este proyecto FPA es integrativo,   benefició a los alumnos,  sus familias y a los vecinos  de la Villa Don Francisco en la comuna de Colbún, porque entregó herramientas para que la comunidad pueda producir frutos secos, vender hierbas medicinales y obtener ingresos extras con estas soluciones medioambientales” sostuvo Vega.

Según manifestó Hernán Sepúlveda, alcalde de Colbún, “quiero destacar que las políticas que se están haciendo en el gobierno van muy bien encaminadas para el desarrollo sustentable, el cuidado del medio ambiente y el reciclaje”.

En este caso, el proyecto deshidratadores solares “empieza a cambiar la cultura de los niños, por eso esta inactiva yo la quiero felicitar porque cambia los hábitos y el día de mañana los niños nos va a decir que no usemos bolsas plásticas, que reciclemos el papel, los residuos orgánicos, porque las futuras generaciones lo van a tener interiorizado  y ojalá continuar en esta línea de gobierno que impulsa el reciclaje y el desarrollo sustentable”, declaró el edil.

Cabe destacar que el Jardín Infantil Lincanrayen, actualmente pertenece al Sistema Nacional de Certificación Ambiental de Establecimientos Educacionales (SNCAE) programa coordinado por el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), con el propósito de fomentar la incorporación de variables ambientales en los ámbitos: pedagógico, en la gestión de la escuela y en la relación de la comunidad educativa con el entorno.

Etiquetas: