• Ministerio del Medio Ambiente realiza primera reunión del Comité Nacional de Restauración Ecológica para recuperar patrimonio natural afectado por incendios

Martes 31 de Enero de 2017

Para instaurar  medidas  de restauración  o de reparación de las áreas protegidas que se han visto dañadas por el fuego.



El ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, presidió esta mañana la constitución formal del Comité Nacional de Restauración Ecológica, instancia creada por el Ministerio del Medio Ambiente para la recuperación de la flora y fauna nativa afectada por los incendios en la zona centro sur del país, tanto dentro como fuera de las áreas protegidas por el Estado.

A este instancia fueron convocados expertos de la academia y ong´s, entre ellos Marcela Bustamante, presidenta de la Red Chilena de Restauración Ecológica; Sara Larraín, directora ejecutiva de Chile Sustentable; Mauricio Moreno, presidente de Así Conserva Chile; Alfredo Almonacid, coordinador de proyectos de The Nature Conservancy (TNC); Antonio Lara, ingeniero forestal de la U. Austral de Chile; Bárbara Saavedra, directora de la Wildlife Conservation Society (WCS); Olga Barbosa, presidenta de la Sociedad de Ecología de Chile; Ximena Salinas, presidenta del Comité pro Defensa de la Flora y Fauna (Codeff);  Mauricio Fabry, director del Parque Metropolitano, Fernando Rosselot, director ejecutivo del Instituto Forestal (INFOR); Ricardo Bosshard, director de WWF Chile, así como representantes del SAG y CONAF.

En esta primera reunión del Comité de Restauración Ecológica, el ministro Badenier recalcó que si bien hoy la prioridad sigue siendo la extinción de los incendios, la protección de las personas y la ayuda a los afectados, es necesario iniciar el trabajo para restaurar los ecosistemas afectados por el fuego.

“Terminar con los incendios forestales también tiene una variable ecológica muy importante de relevar. Hay amplias zonas incendiadas que van a requerir una restauración ecológica en resguardo de nuestras especies endémicas, de nuestro paisaje y de nuestro patrimonio natural, y eso requiere también del conocimiento y de la experiencia de académicos, de ong´s, para poder hacer una reconstrucción que no olvide la variable de la restauración ecológica”, dijo el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier.

Junto con ello, el ministro Badenier recordó que “ya tenemos más de 500 mil hectáreas arrasadas. Nuestra preocupación principal han sido las áreas protegidas, pero también otros lugares que -si bien no tienen la categoría de área protegida- son de valor ambiental. También nos preocupa la pérdida de especies endémicas, especies que están en categoría de conservación, que pueden estar dentro de un área protegida o fuera. Lamentablemente es un diagnóstico y un catastro dinámico en el tiempo, que ha ido aumentando en la medida que aún siguen activos”.

En la oportunidad se dio cuenta del área afectada por el fuego y la situación de las áreas protegidas ubicadas entre las regiones de Coquimbo y Araucanía, y se indicó que –a la fecha- de las cerca de 511 mil hectáreas quemadas durante esta temporada, 93 mil ha corresponden a praderas y matorrales, 88 mil ha a bosque nativo, 46 mil ha a terrenos agrícolas y 283 mil hectáreas a terrenos silvícolas.

Las áreas protegidas más afectadas por las llamas son, hasta ahora, las reservas nacionales Los Ruiles (Maule), Roblería del Cobre de Loncha (RM) y Nonguén (Biobío); los santuarios de la naturaleza Quebrada de La Plata (RM) y Cajón del Río Achibueno (Maule), y las reservas de la biósfera La Campana-Peñuelas (Valparaíso) y Nevados de Chillán (Biobío). A esto se suma una preocupación especial por especies vulnerables que se encuentran en condición crítica de conservación, como el Ruil, el Queule y algunas especies de fauna.

Los territorios afectados corresponden principalmente a ecosistemas mediterráneos, con biodiversidad de gran valor y donde existen una alta presión demográfica y de uso de suelo. Por ello, entre los lineamientos establecidos en esta primera reunión del Comité está la necesidad de una evaluación del daño y el alcance de la afectación a los ecosistemas naturales, definir las áreas prioritarias de intervención en el corto, mediano y largo plazo incluyendo áreas protegidas, zonas de amortiguación y entorno de asentamientos humanos, así como el establecer criterios y buenas prácticas en esta materia.

Adicionalmente se planteó la necesidad de, junto con revertir la pérdida de biodiversidad y de sus servicios ecosistémicos, potenciar el trabajo que se realizará en la restauración ecológica de estos territorios como una base para recuperar las economías locales. En este trabajo se buscarán alianzas público-privadas, se reasignarán y optimizarán recursos existentes y se fortalecerá el trabajo intersectorial para conducir las acciones en esta materia al amparo del Comité Nacional de Restauración Ecológica.

Tras esta primera reunión del Comité, la directora ejecutiva de Chile Sustentable, Sara Larraín, afirmó que a estas alturas sabemos que estamos en un país más seco producto del cambio climático, y eso es una realidad en base a la cual tenemos que planificar el desarrollo nacional hacia el futuro. Estamos con incendios desde la Región Metropolitana hasta la Araucanía, producto obviamente de una serie de circunstancias humanas, pero de una situación de un riesgo que viene con el cambio climático”.

Por su parte, Bárbara Saavedra, directora de WCS, dijo esperar que seamos capaces de tomar un camino de transformación tanto del país como de todos aquellos que lo componemos, el mundo privado, las comunidades, la academia. Necesitamos un liderazgo, y este no puede venir sino de una entidad que entienda donde está la base del bienestar de nuestro mundo y de nuestra sociedad, y ese es el Ministerio del Medio Ambiente. Este es un proceso que está recién comenzando que ha puesto énfasis en la restauración, en una mirada a largo plazo, y un compromiso con acciones concretas en el corto plazo”.