• Ministro del Medio Ambiente convoca a alcaldes y parlamentarios a cumbre sobre bolsas plásticas en Pucón, para normar y regular su uso

Jueves 15 de Enero de 2015

El próximo 30 de enero se reunirá en esa comuna, la primera en tener una ordenanza que regula el uso de bolsas plásticas en el país, con alcaldes que impulsan este tipo de iniciativas, parlamentarios y representantes de la industria del plástico.



El ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, recorrió esta mañana la Vega Central para conversar con vendedores y clientes del lugar sobre la importancia de hacer un buen uso de las bolsas plásticas, para evitar así su consumo excesivo y el daño que pueden provocar al medio ambiente de no desecharlas de forma adecuada. Junto con ello, detalló una serie de iniciativas que impulsará esta cartera para normar y regular su utilización.

“Nos hemos querido sumar a un sentir ciudadano, a las campañas de varios municipios, de poder hacer un consumo más responsable de bolsas plásticas. Creemos que se trata de una iniciativa que como ministerio tenemos que encauzar, que es importante regular la calidad de las bolsas plásticas, poder distinguir las biodegradables de las que no lo son, para poder dar una información más transparente y efectiva a la comunidad”, afirmó.

En ese sentido, el ministro Pablo Badenier anunció que “hemos convocado para el día 30 de enero en Pucón a una cumbre de las bolsas plásticas, en la cual van a participar todos los municipios que tienen ordenanzas municipales en la materia —o que quieren tenerla—, la Asociación de Industriales del Plástico (Asipla) y también los parlamentarios que han presentado mociones parlamentarias en este sentido, como la senadora Goic”.

El objetivo de dicha cita será avanzar hacia la regulación y el uso sustentable de estos productos, y para lo cual el Ministerio del Medio Ambiente ya trabaja en algunas líneas de acción que serán propuestas a los participantes.

Una de ellas es la creación de una norma técnica para la certificación de bolsas plásticas, para lo cual se trabajará con el Instituto Nacional de Normalización (INN), y se revisarán normativas internacionales en esta materia. Junto con ello, se avanzará en revisar la disponibilidad de laboratorios que permitan la certificación de estos productos.

Además, se evalúa la factibilidad de crear un sello para locales comerciales que reconozca políticas de reducción del uso de bolsas, así como la posibilidad de una alternativa similar para los municipios que generen políticas de prevención de estos residuos y las implementen.

Junto con ello, se están estudiando mociones parlamentarias en trámite en el Congreso para regular el uso de bolsas plásticas en Aysén y Magallanes, para realizar una indicación del Ejecutivo que genere una norma de carácter nacional.

“Creemos que es un buen principio reciclar y reutilizar, porque eso significa ahorro de energías, ahorro de materias primas. Hoy el costo de la bolsa plástica lo paga el comerciante, lo paga el consumidor, y lo que nosotros no queremos es ese costo lo pague también el medio ambiente (…) Las bolsas plásticas que no tienen un buen estándar terminan en un relleno sanitario, y eso nosotros lo queremos evitar”, afirmó el ministro Badenier.

Según estadísticas de la industria, cada año se usan en Chile cerca de 3.400 millones de bolsas plásticas. Sin embargo, el 77% de las bolsas plásticas que se consumen no se reciclan y, cada día, más de siete millones de bolsas plásticas se botan como basura. Disminuir su uso depende de la ciudadanía, afirmó Badenier, y en ello cumple un rol importante su reutilización, el reciclaje y una adecuada disposición final para evitar impactos ambientales.

Respecto del fallo dela Contraloría que dejó sin efecto ordenanzas municipales que prohíben el uso de bolsas plásticas en sus comunas, el ministro Pablo Badenier afirmó que “somos y vamos a seguir siendo respetuosos de los dictámenes de la Contraloría, que ha manifestado que no es posible prohibir las bolsas plásticas. Lo que nosotros vamos a tender es a regular y a hacer campañas de concientización, para que los ciudadanos se hagan responsables de este producto”.

Por su parte, Mariela Formas, gerente general de Asipla, explicó que en países desarrollados se desincentiva el sobreconsumo cobrando la bolsa, ya que al eliminar el sentido de gratuidad se fomenta su reutilización, y se cuenta además con normas técnicas que, entre otras cosas, definen estándares de calidad que permitan que una bolsa sea utilizada varias veces y sea reciclada.

“El reciclaje es una tarea país, tiene que estar el Estado, los municipios, las personas y también tiene que estar el sector privado y en ese sentido tenemos que hacer un cambio de hábito. No queremos un sobreconsumo de bolsas inconsciente por el medioambiente, pero sí buscamos que exista un fomento al reciclaje”, afirmó Formas.

Ayer, la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados aprobó en particular el proyecto de Ley de Fomento al Reciclaje, que entre otras materias fijará metas de recolección y valorización  a los fabricantes e importadores de nueve productos pioritarios: aceites lubricantes, aparatos eléctricos y electrónicos; diarios, periódicos y revistas; envases y embalajes, medicamentos, neumáticos, pilas y baterías, plaguicidas caducados y vehículos. Ahora el proyecto pasa a la Comisión de Hacienda de la Cámara, y luego al Senado para su segundo trámite.

Etiquetas: