Restaurant Ají Rocoto se sumó a la Campaña Chao Bombillas.

36 mil bombillas plásticas al año dejará de usar conocido restaurant peruano, ubicado en pleno centro de Copiapó.

Un nuevo local se suma a la campaña #Chaobombillas que impulsa el Ministerio del Medio Ambiente en la región de Atacama, que busca combatir el uso indiscriminado de plásticos de un sólo uso. Se trata del restaurant de comida peruana “Ají Rocoto”, ubicado en pleno centro de la ciudad de Copiapó.

Lizardo Sánchez, dueño del Restaurant Ají Rocoto recibió de manos del Seremi del Medio Ambiente, Guillermo Ready, el sello que acredita que su establecimiento se adhirió a la campaña, y con ello reducirá a lo menos 3 mil bombillas plásticas mensuales, lo que suma 36 mil bombillas de plástico al año.

Sánchez indicó que desde hace unos meses ha dejado de entregar bombillas plásticas a sus clientes porque quiere colaborar con el cuidado del medio ambiente. Además, destacó que en su restaurant se cambiaron las bolsas plásticas por las de papel, para que los clientes lleven sus alimentos para su casa. Finalmente manifestó que “estas iniciativas han sido muy bien recibidas por nuestros clientes e incluso nos han felicitado, lo que nos pone muy contentos porque nos sentimos respaldados”.

Por su parte, el Seremi del Medio Ambiente, Guillermo Ready, agradeció al dueño de Ají Rocoto por su compromiso con el medio ambiente, y nuevamente realizó un llamado para que otros locales se sumen a la iniciativa Chao Bombillas, que tiene por objetivo crear conciencia en la ciudadanía sobre los efectos nocivos de las bombillas plásticas y las repercusiones del plástico en nuestros océanos.

El Seremi explicó que “dejar de usar bombillas plásticas es una decisión sencilla, es el primer paso para comprender que existen problemas, como la contaminación en los océanos, que son de todos y que con un simple gesto individual como decir “sin bombilla” podemos colaborar a ser parte de la solución. Los plásticos de un solo uso se han convertido en uno de los grandes enemigos del medio ambiente, ya que el 90% de la basura que flota en el océano es plástico. Durante el verano participamos activamente como Seremi en iniciativas de limpieza de playas y pudimos constatar que los principales residuos que se encuentran en las playas son residuos plásticos y colillas de cigarro”.

Según cifras del Ministerio del Medio Ambiente, un minuto demora la fabricación de una bombilla, 15 minutos su uso y más de 200 años la descomposición; 38 mil bombillas utiliza una persona en promedio en toda su vida y 400 mil unidades son recogidas en el océano anualmente.

La forma de adherirse a la campaña es a través del sitio www.chaobombillas.cl donde los locatarios declaran la cantidad de bombillas que utilizan mensualmente, y se proponen ellos mismos una meta de reducción. Si acepta voluntariamente el desafío, obtiene un sello de sustentabilidad.

Publicado en Región Atacama.